< Formas de Pago al Comprar Online

Formas de Pago al Comprar Online

Todos los métodos a tu alcance


Utilizando tarjeta de crédito o débito directamente

Este método es uno de los más extendidos a nivel mundial, ya que simplemente teniendo en mano la tarjeta de crédito/débito y habiéndola validado para comprar por internet, podremos realizar compras donde queramos.

Una vez hemos rellenado el carrito en la tienda online, ya sea con productos o servicios, deberemos rellenar la información de pago que nos soliciten como dirección de envío, nombre, etc. En este punto, ya nos darán el importe exacto a pagar.

Al presionar en pagar, nos redirigirán a la plataforma de pago del banco de la tienda online, donde nos pediré el número de tarjeta, el nombre, fecha de caducidad y el código de seguridad (CCV). Este código lo encontraremos en la parte de detrás para Visa y Mastercard o en la parte delante si es American Express. Es un código de 3-4 dígitos.

Antes de rellenar los datos en la pasarela de pago, deberemos verificar que estamos en una página con protocolo SSL (conexión segura) para así evitar las páginas que intentar robar información haciéndose pasar por el banco.

Una vez hemos rellenado todo lo necesario, el banco de la tienda procederá a cobrarnos la cantidad como si de una tienda física normal se tratase. En algunos casos nos pedirá confirmación nuestro banco a través de un código sms o con una clave que tengamos para estas transacciones.

Si el proceso ha funcionado correctamente, seremos redirigidos de nuevo a la tienda online, confirmando que la transacción es correcta y que procederán al envío (o descarga si se trata de un producto digital).

tarjeta de credito

Utilizando intermediarios como protección al pagar

Gracias a que las compras por internet se han masificado, algunas empresas han creado diferentes herramientas para proteger todavía más al comprador.

En esta rama, podremos encontrar servicios como Paypal, Google Wallet, Amazon Payments entre otros, que nos pedirán solo una vez que validemos la tarjeta de crédito/débito o la cuenta corriente que queramos.

Una vez hayamos verificado que las tarjetas son nuestras, simplemente deberemos comprar en internet y a la hora de realizar el pago, solo deberemos colocar que el método de pago es uno de los anteriores y validarnos como usuarios. Elegiremos desde donde queremos pagar y listo.

La gran ventaja de estos servicios, es que a menudo llevan un seguro de hasta 1.000 € para el comprador, asegurándote así que en caso de robo, te devolvería el seguro la cantidad robada. Esto te aportará muchísima seguridad a la hora de comprar online.

Contra reembolso

Ya sea porque no dispones de tarjetas de crédito/débito, cuenta corriente o simplemente porque te genera desconfianza utilizar esos medios para pagar por internet, siempre podrás recurrir al pago contra reembolso.

Este pago se realiza una vez el pedido ha llegado a tu casa, pudiendo comprobar si el embalaje ha sido manipulado o ha tenido golpes, y pudiendo rechazarlo en caso de no verlo correcto. Con este método siempre estarás más seguro y a día de hoy un gran porcentaje de personas siguen realizando las compras de este modo.

Al ser un pago menos cómodo para el vendedor y con más riesgo al poder negarte a pagar, normalmente lleva asociado un pequeño incremento en el precio final del pedido.

Transferencia bancaria

Si no dispones de tarjeta de crédito/débito o simplemente ya has llegado al máximo mensual, hay tiendas online que aceptan la transferencia bancaria como método de pago.

Esta consiste en realizar el pedido en la tienda online y al realizar el pago, deberás elegir la transferencia como método de pago.

Una vez finalizado el proceso, te darán una cuenta bancaria y un número de pedido. Esta información deberás colocarla en el pago en el momento de realizar la transacción con tu banco.

La transferencia no suele llevar comisión extra ya que el vendedor no enviará el producto hasta no recibir la transferencia.

Domiciliación bancaria

Si lo que estamos contratando requiere de un pago periódico, tendremos la opción de domiciliar este pago de forma mensual, trimestral, semestral o anual con nuestro propio banco.

Esto suele utilizarse mucho en revistas online, suscripciones a videojuegos, etc.